¿Qué abarca la fe en el Creador?

Site Team

La fe en el Creador es someterse a la voluntad de Al-lah y cumplir con Su Ley, pues la sola fe en Al-lah sin obras, palabras y acciones no es suficiente, recordemos que Satanás también cree en la existencia de Dios, pero por su desobediencia esto no le permitirá entrar al Paraíso.

Existen seis pilares fundamentales que comprenden la esencia de la creencia de un musulmán, sin ellos la fe no es completa y por lo tanto no es aceptada. Los pilares de la Fe son:

1) La creencia en Al-lah: Es creer en el hecho de que Al-lah es el Único Creador, Sustentador y Proveedor que tiene en Su poder la disposición de todas las cosas. Todo necesita de Al-lah, pero Él no tiene necesidad de nada ni nadie. Él es el Único que merece ser adorado y Él posee los más bellos nombres y los más perfectos atributos.

 2) La creencia en los Ángeles: Al-lah creó a los ángeles de luz. Ellos son incapaces de desobedecerle y siguen Sus órdenes sin oponerse ni dudar. El sustento de los Ángeles es la adoración a Al-lah.

La creencia en los Ángeles implica creer en su creación, creer en sus atributos y particularidades y creer en sus cargos y deberes conocidos. Ellos, llevan a cabo la voluntad de Al-lah en la administración y control del universo, son los encargados de los cielos y de la tierra y cada movimiento en el mundo entra bajo su cargo, según la predestinación del Creador.

 3) La creencia en los Libros Revelados: el veraz creyente cree en las escrituras originales reveladas por Al-lah a Sus Mensajeros, ya que éstas fueron manifestadas para anunciar la verdad y la guía para la gente.

Al-lah no dejó a la humanidad viviendo a su suerte, sino que envió la guía para reconocer y distinguir lo correcto de lo incorrecto y ganar Su complacencia. Tomemos el ejemplo del fabricante de un artefacto electrónico, esta persona lo hizo con un fin, con un propósito específico y, a su vez creó un manual para que quien le dé uso tenga el conocimiento de cómo hacerlo funcionar correctamente, conozca cómo manejarlo, qué puede hacer con él y qué no, las advertencias de su uso, qué mantiene su tiempo de vida útil y qué podría dañarlo. El fabricante es el único que sabe esto, puesto que él es quien lo hizo y debemos seguir dicho manual para no quemar o dañar el artefacto electrónico... Siguiendo este orden de ideas, podemos asimilar como Al-lah, Altísimo es, creó a la humanidad y dejó que habitara la tierra y envió “manuales” en diferentes tiempos para mantenernos en la guía, recordarnos Su Unicidad, Sus leyes, lo correcto y lo incorrecto, la manera correcta de adorarle, Su recompensa y Su castigo. Quien siga “el manual de Al-lah” podrá salvarse y ser de los habitantes del Paraíso, en cambio quien no lo haga tendrá un castigo severo en el fuego del Infierno.1

Las escrituras que Al-lah ha mencionado en el Sagrado Corán son las siguientes:

 Los Pergaminos originales revelados al profeta Abraham, que también fueron revelados tiempo después al profeta Moisés (la paz y bendiciones de Al-lah sea con ellos dos).

La Torá original revelada al profeta Moisés (la paz y bendiciones de Al-lah sea con él).

Los Salmos originales revelados al profeta David (la paz y bendiciones de Al-lah sea con él).

 El Evangelio Original revelado al profeta Jesús (la paz y bendiciones de Al-lah sea con él).4
El Sagrado Corán revelado al Profeta Muhammad (la paz y bendiciones de Al-lah sea con él), que aún se conserva en su forma original.
Las leyes divinas representan guía para la humanidad en todos los ámbitos de la vida. Ellas definen lo correcto y lo incorrecto para los seres humanos y les ofrecen un completo sistema que gobierna todos los asuntos.

 4) La creencia en los Profetas y Mensajeros de Al-lah: Creer en que Al-lah escogió a los Profetas y Mensajeros de naturaleza netamente humana con el firme propósito de ser un ejemplo práctico del mensaje que enseñaban.
Fueron elegidos por Al-lah para guiar a la humanidad a la adoración de la única divinidad.


El Islam enseña a creer en todos los profetas, desde Adán, Noé, Enoc, Abraham, Isaac, Ismael, Moisés, José, David, Juan, Jesús, entre otros, hasta el último y sello de todos ellos, el profeta Muhammad.


5) La creencia en el Día del Juicio Final: Creer en que la vida mundanal acabará y perecerá en un día determinado. Este día es el Día de la Resurrección, después del cual no habrá más días. En ese día, Al-lah resucitará a la gente, la hará salir de sus tumbas y se decidirá su próxima estadía eterna de acuerdo a sus obras, ya sea ésta el Paraíso o el Fuego del Infierno. 2

En esta vida provisional construimos nuestro sustento para la vida eterna. El creyente, es consciente de que un día la muerte le llegará y no podrá dar marcha atrás, por eso es importante aprovechar cada hora, cada minuto, cada segundo realizando obras buenas y sinceras, ya que por más mínimas que éstas sean, serán contadas en el Día del Juicio y podrán ser la diferencia entre ser merecedores del Paraíso o el Infierno.


6) La creencia en el Destino: es creer en que el conocimiento de Al-lah abarca todas las cosas, Él sabe todo lo que fue y todo lo que acontecerá; con respecto a lo que no sucede, y si fuera a suceder esto Él sabe cómo seria. Conoce todo sobre sus siervos, cuánto tiempo vivirán, cuál será su provisión, si serán condenados o agraciados, pues de Sus atributos está ser el Omnisapiente, Omnioyente y Omnividente. También comprende la creencia en que el Designio de Al-lah es inevitable, y que es sobre todas las cosas poderoso. Cuando Al-lah desea que suceda algo sucede, y cuando Él no desea es imposible que suceda.


Se debe tener presente un principio muy importante, el destino no impide que tengamos poder para tomar nuestras propias decisiones, la voluntad del Creador es que los seres humanos tengamos libre albedrio, aun cuando no siempre esté complacido con las decisiones tomadas, pero quiere que podamos tomar dichas decisiones por elección propia para hacernos merecedores del Paraíso o el Infierno. Tomemos el ejemplo de un profesor de matemáticas y los alumnos del salón de clases. Conforme el año escolar va pasando, el profesor imparte y explica la materia a sus alumnos, va realizando evaluaciones continuas, ejercicios, talleres, etc. Y les advierte que tendrán una evaluación final de la que dependerá la

aprobación de la materia. Al observar el desempeño de cada uno de sus alumnos, el profesor pudo notar que hay un grupo de ellos que es sobresaliente, que se esfuerzan por tener más conocimiento y siempre sacan buenas calificaciones, y hay otro grupo que muestra poco interés en la materia sin aprobar las evaluaciones. Al momento de realizar la evaluación final que determinará la aprobación total del curso, el profesor ya intuye quienes de sus alumnos aprobarán y quienes no, sin embargo aplica la misma prueba con el mismo grado de dificultad a todos (sin hacer excepción) para que todos tengan la misma oportunidad de aprobar y demostrarse a sí mismos su capacidad de aprendizaje. 3

Partiendo de este ejemplo podemos entender como Al-lah nos pone a prueba, aun cuando Él conoce nuestras decisiones finales y nuestro destino, Él nos advierte (por medio de Sus Profetas y Su mensaje) sobre el Día del Juicio Final, nos da la oportunidad de elegir entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto, para que así sepamos aquel día en que seremos juzgados que nuestro destino final en la otra vida no es más que la consecuencia de nuestras acciones en esta vida.

---------------------------------------------------

1.El ejemplo expuesto es meramente una idea para entender el punto, no se debe tomar en ninguna circunstancia como una comparación entre el fabricante y Al-lah, puesto que a Al-lah no se le compara con nada ni nadie, Él es el Único Incomparable.

2.Los distintos evangelios de la Biblia actual, fueron escritos por otros autores después del tiempo de Jesús (la paz y bendiciones de Al-lah sea con él). El Evangelio mencionado en el Sagrado Corán se refiere únicamente a las revelaciones que llegaron a través de Jesús, hijo de María (la paz sea con ella).

3.El ejemplo expuesto es meramente una idea para entender el punto, no se debe tomar en ninguna circunstancia como una comparación entre el profesor de matemáticas y Al-lah, puesto que al Altísimo no se le compara con nada ni nadie, Él es el Único Incomparable.




Previous article Next article

Related Articles with ¿Qué abarca la fe en el Creador?